Cambiemos baja la precandidatura de Angelini para hacer frente a un probable voto castigo

La deplorable situación económica obliga a la coalición gobernante a cambiar su estrategia en Santa Fe y otros distritos electorales importantes del país.

Angelini y Corral, tras acordar la estregia electoral de Cambiemos.

Por Fernando Garello – Federico Angelini había lanzado su precandidatura a gobernador a través de redes sociales, siguiendo el manual confeccionado por el politólogo ecuatoriano Jaime Durán Barba, prometiendo un gran cambio a los santafesinos y apelando superficialmente a problemas de difícil resolución como la violencia y la delincuencia. La realidad sola se encargó de devolverlo a la tierra. Tras un breve encuentro con José Corral, luego de la derrota del oficialismo en las internas de la provincia de La Pampa, el diputado anunció en un comunicado escueto que trabajará junto a José Corral, el precandidato de la UCR, “para ofrecer a los santafesinos la mejor alternativa de cambio para nuestra provincia”.

Lo cierto es que el PRO teme al efecto dominó que podría producirse en los comicios provinciales previos a la elección presidencial del mes de octubre próximo, donde los ciudadanos muy probablemente expresarán su disgusto y decepción por uno de los ajustes más brutales e injustificados que sufrió la sociedad argentina en las últimas décadas y cuya responsabilidad recae exclusivamente en el presidente Mauricio Macri.

El propio Corral reconoció hace unas semanas que durante la campaña habrá “que explicar mucho porque tenemos una situación económica difícil, producto de un 2018 espantoso, una tormenta perfecta, sequía y la crisis internacional de los mercados emergentes, donde Argentina es de los más vulnerables, y por lo tanto tuvimos una disparada del dólar”.

El ahora único candidato a gobernador de la coalición oficialista que estará acompañado en la fórmula por Anita Martínez, otro fenómeno del “duranbarbismo”, cree sin embargo que en octubre “se hará un balance de que Cambiemos fue un buen piloto de tormenta, que el presidente Macri logró estabilizar la economía. Creo que se está estabilizando y se va a lograr salir en el corto plazo, eso hay que explicárselo a los santafecinos”.

El problema de las ciudades

Resuelta la estrategia provincial resta ahora determinar qué hará el PRO en las principales ciudades de la provincia. En Rosario, quien aparecía como el candidato natural a intendente tras la victoria en los comicios legislativos de 2017, Rodrigo López Molina, no está muy seguro de presentarse, mientras que en Santa Fe el panorama aparece más claro con una figura de peso como Albor Cantard. En Sunchales, en tanto, la situación parece ser más complicada, puesto que la coalición no cuenta con el respaldo de la UCR local que en su mayoría se alinea con el Frente Progresista Cívico y Social e incluso apoya la gestión del intendente Gonzalo Toselli.

No hay comentarios

Deje un comentario