El PJ santafesino repudia la intervención del partido a nivel nacional

El Partido Justicialista de la provincia de Santa Fe emitió un documento en el que manifiesta el “absoluto repudio a la intervención del Partido Justicialista Nacional, proceso que carece no solo de argumentos, sino también de sustento Legal”.

El presidente del PJ santafesino, Ricardo Olivera, manifestó su apoyo a la desplazada conducción nacional.

“Entendemos que esta operación tiene como único objeto la eliminación de nuestra herramienta electoral, lo que da muestra de la dependencia de la justicia a los intereses políticos del Gobierno Nacional de turno. Sabemos que esto no es más que una nueva proscripción al Peronismo que daña la calidad democrática de nuestro país y que marca un precedente grave en la historia de las instituciones”, señalan las autoridades del PJ santafesino en un comunicado difundido a última hora de ayer.

La fuerza política que a nivel provincial preside Ricardo Olivera considera además que “esta embestida no podrá acallar nuestras voces y mucho menos impedir que continuemos trabajando por la Justicia Social, independencia económica y soberanía política; brindando incondicional apoyo a la apelación del fallo que realizaran las autoridades nacionales de nuestro partido”.

“Me parece una bajeza institucional y jurídica que roza lo absurdo. No lo esperábamos, nos ha pegado duro y no hay ninguna justificación para que ocurra esto”, enfatizó Olivera en una entrevista con la emisora LT10.

El dirigente peronista defendió al removido presidente del partido, el sanjuanino José Luis Gioja, al que definió como “un dirigente que labura por la unidad” y agregó: “a algunos sectores les molestan los intentos de Gioja por la unidad y la posibilidad de ser una fuerza con vocación de poder para 2019”.

Decisión judicial

La jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini, intervino este martes el Partido Justicialista nacional y designó al frente al sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, para que “normalice” el organismo partidario.

La intervención se generó a partir de un pedido de los dirigentes sindicales, integrantes de las 62 Organizaciones Peronistas, Carlos Acuña, Guillermo Rojas y Horacio Valdez, para que la justicia declare “el estado de acefalía” del partido.

Los peticionantes estimaron que “ninguno de quienes arrogan el mandato de los afiliados, a la fecha cumplen ese requisito” de conducir el partido y representarlos.

Según dispuso la jueza, Barrionuevo deberá realizar “un inventario de bienes muebles e inmuebles” como así también “informar sobre la situación económico financiera de la entidad”.

No hay comentarios

Deje un comentario