La crisis de SanCor, los excesos del gremio y nuestra cobertura periodística

El acuerdo celebrado ayer brinda desahogo financiero a SanCor para encarar su reestructuración y demuestra que los privilegios y excesos del gremio en el manejo de fondos millonarios contribuyeron en buena parte a la caída de la empresa y el debilitamiento del sector.

Ponce debió ceder a las condiciones del gobierno.

Por Fernando Garello – Hace aproximadamente cinco años instalamos en la agenda noticiosa el tema de los excesos de Atilra, mientras la mayoría de los medios de comunicación y periodistas festejaban las excentricidades de Héctor Ponce. Notábamos que mientras los tamberos y las industrias perdían rentabilidad y se hundían, el gremio lechero engordaba con los fondos del denominado aporte patronal permanente. No hacía falta ser un Pulitzer del periodismo para darse cuenta que algo no andaba bien en el sistema y que el origen de las fallas, además de la irresponsabilidad del secretario general del gremio, residía precisamente en ese privilegio que le otorgó en 2009 la ex presidenta Cristina Fernández como una forma más de castigar al sector agropecuario.

Sabíamos en ese entonces que el problema iba a estallar tarde o temprano e hicimos foco en la discrecionalidad, desproporción y falta de transparencia de los millonarios recursos que ingresaban mes a mes al gremio lechero, mientras miles de tamberos se veían obligados a cerrar y decenas de pymes caían en la quiebra. Fuimos los únicos periodistas que nos preocupamos del asunto. El resto se refería a los problemas de la cadena láctea como una cosa abstracta y como si sus eslabones no estuvieran efectivamente unidos. Fuimos atacados brutalmente por cumplir con nuestro trabajo: insultos, amenazas, actos intimidatorios y campañas de difamación y discriminación a través de redes sociales y telefonía móvil, con nombres y apellidos de los laderos de Héctor Ponce, quienes fueron incapaces de reconocer que un periodista cabal no se vende ni se amedrenta con volantes y ataques tan viles como los que sufrí simplemente por tener familiares discapacitados.

Hoy la realidad vuelve a demostrar que no estábamos equivocados sino todo lo contrario. Tras un conflicto de casi 60 días que según el gobierno provincial le costó a SanCor casi 200 millones de pesos y ante la postura firme del gobierno nacional, Héctor Ponce debió aceptar que el acuerdo que selló con Cristina Fernández en 2009 y a través del cual se creó el polémico aporte patronal permanente quedara en la historia y sea reemplazado por otro mucho más razonable y ajustado a las posibilidades económicas de las empresas,  además de comprometerse a negociar un nuevo convenio colectivo de trabajo.

El acuerdo demuestra con claridad suficiente que el aporte patronal permanente contribuyó en buena medida a debilitar a las empresas del sector por igual, sean estas pequeñas y medianas o grandes, como SanCor. Obviamente no fue el único factor que hizo caer a la cooperativa pero sí uno de relevancia tal que formó parte principal de las condiciones que puso la administración del presidente Mauricio Macri para liberar la asistencia financiera que necesita la empresa.

Excesos a la vista de todos

Pocas horas antes de levantar “bandera blanca” Ponce convocó a una rueda de prensa donde intentó demostrar que los millonarios fondos que el gremio recibió durante casi ocho años a través del aporte patronal permanente fueron utilizados de manera responsable y transparente. ¡Si hasta financiaron campañas electorales donde intentaron quedarse con el gobierno de la ciudad, algo que la sociedad sunchalense impidió y debieron conformarse con apenas una banca en el Concejo Municipal que ocupa el encargado del supermercado de la entidad gremial!

Los excesos están a la vista de todo el mundo, así como también los problemas de la cadena láctea que muchos, durante demasiados años, pretendieron no ver o hacerlo de manera compartimentada o parcial, como si el quebranto de miles de tamberos no tuviera nada que ver con el despilfarro que hacía el gremio, auspiciando boxeadores, equipos de fútbol profesional y organizando espectáculos nocturnos con artistas de renombre.

Estamos satisfechos por la cobertura periodística que hicimos de manera comprometida y profesional. Nunca insultamos a Ponce o a sus familiares y resistimos los insultos de sus laderos simplemente porque somos periodistas y estamos formados para ello. No nos interesan los panfletos o anónimos, sino las investigaciones serias que van al corazón de los hechos y de los intereses contrapuestos. A la hora de elegir optamos siempre por los intereses generales de la comunidad. Nos conmovieron los casos de los sunchalenses que están por perder sus trabajos y que se ven obligados a callarse y obedecer los dictados del gremio a riesgo de ser reprimidos y golpeados, como ocurrió hace unos días frente a la planta industrial, un hecho que muchos colegas fingieron no ver.

No es la primera vez que ofrecemos una cobertura que hace historia a nivel local. Muchos recuerdan que fuimos los primeros en informar sobre la quiebra de Mutual de Libertad y que gracias a nuestro trabajo serio y responsable, un grupo de ahorristas damnificados y dirigentes de la entidad lograron reflotar la institución que hoy goza de buena salud y cumple el rol que le cabe dentro de la comunidad.

Demostramos que el despilfarro de Atilra, lejos de beneficiar, perjudicaba a la ciudad, dado que se sostenía en el sacrificio de los productores tamberos, las industrias y los consumidores que cada año que pasa compran menor cantidad de productos lácteos. Confundido como está, para Ponce 200 millones de pesos no parecen gran cosa. De hecho, si hubiera negociado antes, SanCor no habría sufrido esas pérdidas de manera gratuita e innecesaria, decretando una huelga surrealista en plantas ya paralizadas por la falta de producción primaria e insumos, con trabajadores que no cobran sus salarios.

Pretende ahora ubicarse como salvador de la compañía y de los puestos de trabajo cuando privilegió los intereses propios del sindicato por sobre los de trabajadores y de la comunidad en general. Demostró que es un sindicalista del siglo pasado que ya no le sirve ni a los trabajadores ni al sistema de producción láctea. Lo mejor que podría hacer es retirarse a disfrutar de todo lo que acumuló durante los últimos años.

Los sunchalenses tenemos hoy una tarea titánica que cumplir y que consiste en salvar a nuestra cooperativa de una muerte que parecía segura pero que todavía acecha. En estos seis meses próximos la comunidad debe exigir a todos los actores que enderecen el rumbo en dirección de la sustentabilidad para no perder puestos de trabajo y un pedazo de nuestra historia e identidad.

Respuestas a “La crisis de SanCor, los excesos del gremio y nuestra cobertura periodística”

  1. Oscar J Delmastro

    May 07. 2017

    Pese a estar ausente de Sunchales hace casi 10 años he seguido toda la evolución de lo sucedido en el Municipio porque soy sunchalense y porque ahí viven mis hijos y mis nietos.
    Doy fe de todo lo consignado en este artículo y para muchos obnubilados del pasado, la realidad les muestra una verdad que tal vez no les convenía ver.
    Mis sinceras felicitaciones a un periodista cabal que siempre levantó la bandera de la verdad. Por si no recuerdan alguien dijo: “Con la verdad no ofendo ni temo”

    Reply to this comment
  2. María Delia

    May 07. 2017

    Excelente, Sr.PERIODISTA así, con mayúculas.Es de no creer que alguien de Sunchales se anime a decir lo que pensamos muchos.Continúe así, la verdad siempre triunfa.

    Reply to this comment
  3. JuanXXIII

    May 08. 2017

    Me causan gracia los “periodistas” que defendieron al gremio y se encontraron de golpe con que Ponce cedió en todo lo que aseguró que no pensaba ceder como la renegociación del convenio colectivo. Ahora dcen que salió favorecido en la negociación y que la culpa de la crisis de Sancor la tiene Pampa Chese. La apretada que le pegaron en el Ministerio de Trabajo no se la olvida nunca mas en su vida. Por fin un gobierno que se mantiene firme frente a las mafias sindicales.

    Reply to this comment
  4. Fénix

    May 09. 2017

    Increíble que mucha gente siga pensando que es el “salvador” de la empresa. Y recuerdo que el Sr. Garello siempre ha recibido amenazas cuando publicaba algo relacionado al gremio. Pero siempre todo sale a la luz.

    Reply to this comment

Deje un comentario